Disciplina Positiva en las Organizaciones. Una Visión Estratégica.

Disciplina Positiva en las Organizaciones. Una visión estratégica.

Si formas parte de una organización y estás interesado en la evolución y crecimiento de la misma, te invito a que leas este Post. A continuación hablaremos de los beneficios de utilizar la metodología de la Disciplina Positiva como estrategia de desarrollo y crecimiento saludable para las Organizaciones.

» La clave de la Disciplina No es el CASTIGO sino el respeto mutuo». (Jane Nelsen)

A través de estas líneas trataré de contextualizar lo que la Disciplina Positiva, una metodología que lleva demostrando su aplicación exitosa en los espacios educativos desde hace años, puede aportar en estos momentos en el contexto de las Organizaciones. Y ya te adelanto que no es poco.

ALGO DE HISTORIA.

Comenzaremos con algo de Historia.

La Disciplina Positiva es una metodología que tiene sus orígenes allá por los años 20 y se fundamenta en la filosofía y las enseñanzas de Alfred Adler, Psiquiatra Infantil y Rudolf Dreikers, Psiquiatra y Educador, ambos de origen austriaco.

Sin embargo es a partir de los años 80 cuando se comenzó a sistematizar, experimentar y a publicar sus exitosos resultados a través de la figura de Jane Nelsen, Psicóloga, Educadora y madre de 6 hijos.

Pero, ¿Qué entendemos por Disciplina Positiva?

En primer lugar se trata de un modelo educativo. Un modelo orientado a entender el comportamiento de los niños con la intención de encontrar las herramientas más adecuadas para que tanto padres como maestros les sirvan de guía en su desarrollo emocional.

Se basa en aspectos como:

  • Comunicación.
  • Amor
  • Escucha activa.
  • Respeto que supone no juzgar al otro.
  • Empatía.
  • Amabilidad.
  • Firmeza.
  • Colaboración.
  • Habilidades para Resolver problemas.

Se trata de un modelo de educación donde se potencia el trabajo en equipo. Donde prima la visión positiva de la persona y donde se ponen en marcha estrategias para reconducir conductas inadecuadas con respeto, sin ejercer poder y creando una atmósfera de aprendizaje continuo.

Digamos que enseñamos y aprendemos a la vez. Somos maestros y aprendices. Buscamos el desarrollo del niño en un ambiente de seguridad, entendido como ese espacio donde «puedo ser yo», «donde puedo expresarme», «donde puedo equivocarme» y «dónde puedo ser libre».

Ese es el mejor campo de entrenamiento para las emociones, para asumir la responsabilidad de mis acciones y para entender lo adecuado o no de mis conductas.

Es aquí donde se hace muy importante la comunicacion efectiva, entendida como amable porque respetamos al otro y firme, porque podemos desde ese mismo respeto crear los límites que como Docentes o Padres consideremos necesarios para su natural evolución.

Los 5 Criterios Esenciales De la Disciplina Positiva.

Jane Nelsen, nos habla de los cinco criterios a tener en cuenta para hablar de disciplina positiva:

  • Es una metodología amable y firme al mismo tiempo.(respetuosa y motivadora).
  • Ayuda a los niños a sentirte importantes y valorados. Se establece una conexión.
  • Es eficaz en el corto y medio plazo, aunque sus resultados en ocasiones necesitan de un proceso de maduración para ser realmente visible ( largo plazo).
  • Nos transmite Habilidades para la vida como: respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad…
  • Ayuda a los niños a desarrollar sus capacidad y que sean conscientes de ellas para su puesta en marcha de forma estratégica.

Si estas interesado en profundizar en la metodología de la Disciplina Positiva, te invito a que visites los siguientes enlaces:

También puedes visualizar algunos de los artículos que he publicado al respecto.

Hasta aquí he tratado de ofrecer una visión global sobre lo que se entiende por Disciplina Positiva , pero;

¿Qué tiene que ver esto con las organizaciones?

En mi experiencia laboral, he podido constatar cómo en muchas Organizaciones se han habituado a vivir diariamente con un clima laboral «poco positivo» que nada ayuda a la felicidad y productividad de sus profesionales.

Imaginemos si comenzamos a formar a sus Líderes para generar Organizaciones emocionalmente saludables. Imaginemos que nos proponemos que el lugar de trabajo sea un espacio amable, de respeto , de aprendizaje continuo, de comunicación y un lugar donde se pueden establecer límites porque son entendidos como herramientas para el crecimiento.

Diferentes estudios desarrollados en los últimos años han determinado que aquellos líderes emocionalmente inteligentes consiguen un mayor rendimiento en sus equipos y obtienen soluciones más adecuadas y óptimas. además los trabajadores emocionalmente inteligentes proporcionan relaciones sociales adecuadas y, por ello, ambientes de trabajo y organizaciones saludables. Así lo ponen de manifiesto Bresó Exteve, Edgar; y, Salanova Soria, Marisa. (enero 2010.) Organizaciones emocionalmente inteligentes como antídoto a los riesgos psico-sociales. Gestión Práctica de Riesgos Laborales, nº 67,

Es de suponer que bajo este prisma los profesionales se sentirán seguros y libres para crear, sin temor a equivocarse y con la tranquilidad de que pueden pedir ayuda, porque su objetivo primordial es aprender y avanzar.

Y si esto lo compartes con el resto de profesionales, crearemos una atmósfera donde apetecerá estar. Y qué duda cabe que el bienestar y la competitividad de cada una de los profesionales se traducirá en una organización más saludable y más competitiva.

¿Qué entendemos por Organizaciones Saludables?

Organizaciones Saludables

Las organizaciones, como espacios en continuo movimiento, se enfrentan a numerosos retos si desean mostrarse competitivas. Una de ellos es lograr un clima laboral saludable y una cultura de aprendizaje y mejora continua. Uno de los objetivos primordiales de las organizaciones es que los profesionales se sientan orgullosos de prestar sus servicios y su tiempo a las mismas.

Aprovechemos los conocimientos que ya poseemos en otros ámbitos y extrapolemos su aplicación. No desechemos las herramientas que nos han resultado tan exitosos en los espacios educativos. Un espacio igualmente cargado de retos y sumamente cambiante.

Seamos Capaces de innovar. Seamos Capaces de crear sinergias entre metodologías. Solo así las organizaciones serán espacios donde querer estar y querer desarrollarse. Utilicemos los fundamentos de la Disciplina Positiva para que las organizaciones sean capaces de encontrar una estrategia de desarrollo y crecimiento saludable y sostenible.

Será un beneficio para las Organizaciones. Y sobre todo será un beneficio para todas aquellas personas que formamos parte de las mismas.

Referencias bibliográficas

  • Nelsen Jane (2006) Segunda Edición. Disciplina Positiva: Guía clásica de padres y maestros para ayudar a los niños a desarrollar autodisciplina, responsabilidad, cooperación y habilidades para resolver problemas. México: Ediciones ruz.
  • Peñalver Martínez, Ovidio (2009). Emociones Colectivas. Madrid: Alienta Editorial.
  • Bresó Exteve, Edgar; y, Salanova Soria, Marisa. (enero 2010.) Organizaciones emocionalmente inteligentes como antídoto a los riesgos psico-sociales. Gestión Práctica de Riesgos Laborales, nº 67.