Fidelizar talento con propósito


La rotación de personal genera jaquecas a los directivos de las organizaciones. 
Son muchos los responsables de equipo que levantan la mano buscando ayuda o solución para lidiar con la rotación de personas. Quieren afrontar el impacto que ésta tiene en el estado psicológico y en la productividad de la organización, y lidiar con una imagen de marca amenazada por el eco de la rotación.  
 
Abordar la rotación es fidelizar talento. Fidelizar talento es saber para qué quiero gestionar talento. Gestionar talento es promover una cultura de “win to win”. Promover “win to win” es apostar por la productividad bidireccional. En definitiva, obtener beneficios organizativos a la par que nuestros colaboradores se sienten satisfechos.
 
Entonces, ¿cuál es la base de la fidelización del talento en las organizaciones? Un propósito corporativo coherente, real y visible que permita a una persona interesada en un proyecto por cuenta ajena, comprometerse con la organización porque entiende que desde esa organización también puede realizarse como persona.
 
Propósito. Definición.
 
“Propósito” viene del latín “propositum”: “pro” (hacia delante) y “positum” (participio de “poner”). La RAE define propósito como 1. Ánimo o intención de hacer o de no hacer algo. 2. Objetivo que se pretende conseguir.Podemos, por tanto, asociar “propósito” a futuro y a acción. Al hacer esta asociación, estamos diciendo que el propósito orienta a una persona (o corporación) a aspirar a algo.
 
El propósito corporativo, concepto relativamente nuevo pero tendencia emergente, engloba la tradicional misión y visión. Incide en para qué tiene sentido que la compañía realice su actividad de la forma en que lo hace. 
 
Las empresas con propósito corporativo son aquellas cuya estrategia se ampara en cuatro pilares:
–       Know how: hacer bien lo que sabemos hacer
–       Passion: emocionar e inspirar
–       Footprint: aportar al mundo algo que necesita
–       Productivity: obtener beneficios 
 
Por otro lado, si como individuos somos capaces de identificar en qué somos buenos y qué nos gusta hacer, al conjugar capacidad y motivación, lo que estamos haciendo es ofrecer algo al mundo desde nuestra razón de ser (propósito personal), dando forma a nuestra identidad. 
 
Desde este marco, los directivos de las organizaciones necesitamos convertir el propósito corporativo en una herramienta que sea storytelling de nuestro negocio. Así atraeremos a personas con talento, formaremos un equipo corporativo alineado, y por tanto, inspiraremos un compromiso de valor y no meramente transaccional. 
 
Propósito y productividad
 
De acuerdo al estudio Approaching the Future 2019. Tendencias en reputación y gestión de intangibles, el 56’1% de los encuestados afirman estar abordando cuestiones relacionadas con el propósito corporativo. 
Según el estudio cualitativo realizado en España por Llorente & Cuenca en julio 2018, el 78% de los directivos españoles consideraron que el propósito corporativo es rentable y contribuye al negocio. Se resalta, además, que las empresas que más crecen son aquellas que ya lo han definido y le han dado forma práctica.
 
Entonces, ¿qué rol debo asumir como responsable en mi organización? Promotor y sponsor de la transformación corporativa desde el diseño y desarrollo, la implementación y su seguimiento.
 
Propósito y reto
 
La transformación con propósito es un reto global y estratégico que alinea estructura organizativa, necesidades detectadas en la gestión de talento y visión de negocio.
 
La eficacia de la transformación se mostrará en la medida que equipos multidisciplinares trabajen conjuntamente y estén orientados a una comunicación transparente, con influencia transversal y promovida desde el liderazgo transformacional. 
Además, mantendrán la coherencia entre el modelo de negocio teórico y el modelo de negocio real.
 
El remedio para la jaqueca de los directivos de las organizaciones es el trabajo de fondo que conlleva definir, diseñar e implementar la estrategia corporativa en función del propósito. 
Invertir en ella, es asentar los fundamentos corporativos a medio y largo plazo y apostar por la salud de la compañía.
 
Entonces, como directivo de empresa, ¿apuestas por soluciones cortoplacistas para la rotación o por fidelizar talento con propósito? 
 
Referencias bibliográficas
–       Approaching the future 2019. Tendencias en reputación y gestión de intangibles. Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership & Canvas. Estrategias Sostenibles. 2019
–       Los directivos españoles ante el propósito corporativo: 5 claves. D+i, desarrollando ideas. Llorente & Cuenca. 2018