Aprender de los errores. Probando, probando…

Aprender de los errores, corregirlos y su posterior reflexión sirve de enriquecimiento para el profesional

Practicar durante horas para aprender

Recogiendo el guante que nos indica que la mejor forma de aprender y perder el miedo a una nueva herramienta es probar, equivocarse y corregir, escribo estas líneas. No hay nada más enriquecedor que poder hacerlo sabiendo que no hay repercusión alguna. No en todo es así ya que en la vida cotidiana no tenemos estas opciones y hay que aprender sobre la marcha.

Enriquecimiento no enfrentamiento

Mi post, o artículo o conjunto de palabras con sentido y finalidad, estará basado en mi experiencia profesional pretendiendo ser de utilidad o, al menos, de reflexión para otros colegas. Con él no se persigue provocar un enfrentamiento entre diferentes posturas sino simplemente que tras leerlo cada uno pueda reflexionar sobre lo que hace o hará ante una situación similar y, en caso de tener ideas diferentes, poder introducir nuevas ideas que enriquezcan mi aportación y a los lectores.

Tanto mi prueba aquí como el contenido de mi post servirán para el enriquecimiento, para aprender, para reflexionar y corregir errores, y para abrir la puerta a dar futuros pasos, ya sea colgando otro post o profundizando en el mismo tema o aplicándolo en la vida profesional u otros caminos.

Petición de sugerencias

En mi periplo en esta nueva herramienta encuentro la dificultad de entender algunas indicaciones y desearía aprender de ellas. Acorde con el sentido de este texto se me ha ocurrido solicitar ayuda al resto de compañeros, sin menoscabo de la ayuda de los profesores, y por eso incorporo un enlace al documento que describe mis errores.

Petición de ayuda para corregir mis errores

Como seguiré intentándolo y prácticando puede que muchos de estos errores consigan ser resueltos sobre la marcha antes de dar por finalizada esta actividad.