El Neurofeedback como terapia alternativa en el tratamiento del TDAH.

El Neurofeedback como terapia alternativa no farmacológica para el tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad (TDAH), está despertando un creciente interés en los últimos años. Vamos a repasar algunas de las razones que colocan al Neurofeedback en el foco de atención.

Los tratamientos actuales

La mayoría de las guías clínicas recomiendan, en la actualidad, una aproximación multimodal en el abordaje del TDAH, combinando tratamientos como la medicación, la terapia cognitivo conductual, consejo a familias y escuelas, o la modificación de conducta. De todas ellas, el tratamiento más extendido y que ha demostrado ser más útil es la medicación, principalmente con estimulantes. Sin embargo, la farmacología presenta varios problemas difíciles de resolver, como los efectos secundarios, o su potencial adictivo. Muchos padres no están dispuestos a asumir esos riesgos. Por otro lado, ninguno de estos tratamientos, solos o en combinación, es totalmente eficaz, un 32% de los niños no se beneficiaría de ellos. Y lo que es más importante, aún cuando haya un beneficio inicial, los efectos decaen con el tiempo. Como han demostrado algunos estudios, a los dos años de finalizar el tratamiento, se observan pocas mejorías sobre la sintomatología inicial, y sólo con terapias combinadas. (1)

El Neurofeedback como terapia alternativa en el TDAH

El Neurofeedback, por sus propias características, no presenta estos problemas. Esta terapia tiene como objetivo la autorregulación de la actividad cerebral, que se mide a través del electroencefalograma. Los electrodos colocados en el cuero cabelludo del paciente, recogen esta actividad en tiempo real. La señal se procesa con un software que la devuelve en forma de un feedback comprensible (acústico o visual normalmente). Este feedback recompensa los procesos de autorregulación adecuados, dándole la oportunidad al paciente de mejorar el control de su cognición y de su conducta. Al final, se produce el cambio positivo en los mecanismos neuronales subyacentes a estos procesos (2, 3)

El cambio es posible porque, durante el entrenamiento, se ponen en funcionamiento los principios básicos de la teoría del aprendizaje, principalmente el condicionamiento operante, y el aprendizaje procedimental. En virtud de esto, se desencadenan los mecanismos de plasticidad cerebral, que realizan, y perpetúan, los cambios en las vías y conexiones de las redes neuronales. El cerebro aprende por sí solo, sin necesidad de administrarle ninguna sustancia o corriente eléctrica o magnética (como ocurre en otras técnicas de neuromodulación). El aprendizaje se mantiene en una alta proporción hasta 20 años después, como algunas investigaciones han demostrado (3). Este dato hace, sin duda, verdaderamente atractivo al Neurofeedback como terapia alternativa para el tratamiento del TDAH.

Aportaciones del Neurofeedback en la investigación sobre el TDAH.

Los avances tecnológicos en electroencefalografía de las últimas décadas, han arrojado luz sobre las bases neurobiológicas del trastorno. Las investigaciones con Neurofeedback y qEEG (o escáner cerebral a partir del EEG), han demostrado que tras los síntomas conductuales, hay un problema neurobiológico que se asienta en un mal funcionamiento de las redes y nudos neuronales. Desde la Neuropsicología, se han recogido los resultados de estas investigaciones, y, en un intento por unir los diferentes síntomas y presentaciones que tiene el trastorno, propone conceptualizar al TDAH como un trastorno de autorregulación, más que como un problema en los procesos concretos de atención, planificación, inhibición o de memoria de trabajo. Se trataría de una dificultad para asignar a las distintas redes y procesos, los recursos cerebrales necesarios en cada momento. El nuevo modelo teórico encaja perfectamente con los principios de funcionamiento del Neurofeedback (3).

Subtipos de TDAH según la evaluación con Neurofeedback.

Otra importante aportación del Neurofeedback para la comprensión y el manejo del TDAH, es la caracterización por subtipos según el patrón de ondas cerebrales. Los 3 subtipos hasta ahora admitidos por el manual diagnóstico DSM V (inatento, hiperactivo o combinado), no satisfacían ni a investigadores ni a clínicos. Muchos de los pacientes no encajaban en ninguno de ellos. Esta división tampoco servía para decidir el tipo de tratamiento o la respuesta a la medicación. La investigación a partir de la evaluación con Neurofeedback o qEEG, ha permitido caracterizar hasta 6 diferentes formas de presentación del trastorno según la activación cerebral (4). Los trabajos de Lubar, Sterman, Chabot, Clarke o Gunkelman, entre otros, ponen en evidencia que tras sintomatologías similares, subyacen diferentes causas. Este es el motivo por el cual no todos los pacientes van a responder a la medicación, e incluso, va a ser perjudicial para ellos. La perspectiva neurobiológica que introduce la evaluación con Neurofeedback, permite predecir la respuesta al tratamiento, pudiendo así elegir el que mejor se ajuste al paciente. Los subtipos que se han caracterizado, son los siguientes:

  • TDAH clásico: exceso de ondas lentas (theta y /o delta) en regiones frontales y centrales
  • Theta excesiva en el córtex prefrontal
  • Alpha persistente
  • TDAH por actividad rápida (beta spindling)
  • Alpha lenta
  • TDAH con EEG de bajo voltaje.

Las investigaciones apoyan el Neurofeedback como terapia alternativa en el tratamiento del TDAH

Paralelamente, otros esfuerzos investigadores se han llevado a cabo para validar la utilidad de distintos protocolos de Neurofeedback. Los más estudiados son los diseñados para tratar la presentación clásica del TDAH de ondas lentas. Los resultados de estas investigaciones han demostrado que tres de estos protocolos son «eficaces y específicos» para el tratamiento del TDAH, el nivel mayor de evidencia científica. Los protocolos validados son los llamados Theta/Beta, SMR y SCP.

Este éxito científico ha dado lugar a uno de los hitos más importantes en la historia del Neurofeedback. Y es que en el año 2012, ha sido reconocido por la Academia de Pediatría de Estados Unidos, con el nivel más alto de efectividad entre las intervenciones psicosociales disponibles para el tratamiento del TDAH, el mismo nivel que tiene la intervención farmacológica con estimulantes (4). Más recientemente, en 2018, la Asociación Alemana de Sociedades Médico-Científicas (AWMF) incluye la recomendación del Neurofeedback para el tratamiento del TDAH en su guía de directrices (5).

Ventajas del tratamiento con Neurofeedback

De todo lo expuesto, podemos concretar las razones por las que el Neurofeedback como terapia alternativa en el tratamiento del TDAH despierta tanto interés, en estos puntos:

  • Es un tratamiento avalado científicamente al máximo nivel.
  • Es un tratamiento personalizado y ajustado a las necesidades reales del paciente ya que parte de una evaluación previa del estado cerebral. .
  • No es invasivo o doloroso, al paciente no se le suministra nada.
  • No tiene efectos secundarios siempre que lo lleve a cabo un profesional cualificado.
  • y, sobre todo, sus efectos son duraderos gracias a la plasticidad cerebral. Algunos estudios incluso apuntan a que estos efectos aumentan en el largo plazo, retroalimentados por los logros en la vida real que posibilita un funcionamiento más adaptado.

Algunos pasos futuros

Un aspecto muy importante que todavía está por abordar en el campo del Neurofeedback, es su regulación en el ámbito clínico. No existe ninguna normativa en ningún país sobre los mínimos standard de calidad que deben cumplir los equipos médicos necesarios, o la formación y cualificación de los profesionales. Que no existan garantías oficiales, supone un peligro para la seguridad de los pacientes, pueden ser engañados con terapias no efectivas o supuestas «innovaciones» científicas (2), muy habituales y de fácil acceso a través de internet. Por ahora, todas las decisiones dependen de la integridad profesional de los clínicos que lo utilizamos.

Bibliografía

  1. E.-J. Lee, C.-H. Jung, Additi
  2. ve effects of Neurofeedback on the treatment of ADHD: A
  3. controlled Study / Asian Journal of PsychiatryAJP 25 (2017) 16–21
  4. S. Enriquez-Geppert et al. Neurofeedaback as a Treatment Intervention in ADHD: Current Evidence and Practice / Current Psychiatry Repor
  5. ts. 2019 May 28; 21(6): 46
  6. Z Score Neurofeedback. Clinical applications. R. Thatcher and J. Lugar eds. 2015 Elsevier Inc.
  7. The Neurofeedback book. An introduction to basic concepts in applied psychophysiology, 2nd ed. M. Thompson and L. Thompson. Association for applied Psychophysiology and Biofeedback 2015.
  8. A. Arenas Rodríguez, Neurofeedback para el tratamiento de TDAH. Blog nepsa.es.
  9. puedes saber más cosas sobre la terapia con Neurofeedback en www.neuroact.es