Mi post en un blog:

¿Es más fácil subir al Púlpito que publicar un post?

¿Retos o castigos?

Este verano asumí un reto sin darme cuenta de lo que implicaba: pagué los 50€ que conllevaba la excursión al Púlpito (Noruega) y me dejé llevar sin preguntar.

La excursión comenzaba en Stavanger y las casi dos horas en autocar no anticipaban la subida sinuosa y en medio de una tormenta hasta uno de los lugares más bellos del mundo.

La magia del Púlpito embrujó esos minutos que estuve allí, buscando vivir y sentir el momento a la vez que lo inmortalizaba.

Fue al regresar al autocar y cerrar los ojos cuando fui consciente del ascenso, de la lluvia que me empapó, del viento que amenazaba una caída de más de 600 metros. Emoción y satisfacción. Esfuerzo y recompensa.

Varios meses después, asumí un nuevo reto: publicar un post en este blog.

Al principio pensé que generar contenido atractivo e interesante era algo complejo. Luego me di cuenta de que publicarlo era aún más retante. Y sin embargo, lo conseguí. Emoción y satisfacción. Esfuerzo y recompensa.

Quizás, al leer este post puedas pensar que comparar ambas experiencias es algo raro. Quizás, te parezca inadecuado…pero no olvides…no es tan importante la situación como el desafío que genera…y es que, como decía Morgan Freeman «Desafíate a ti mismo; es el único camino que conduce al crecimiento«.

Y si tienes curiosidad por saber más sobre el Preikestolen…te dejo aquí un link que te gustará:https://unviajededos.com/subida-al-preikestolen-noruega/