TODOS SOMOS PSICÓLOGOS

“Todos somos psicólogos” puede parecer una generalización excesiva.

Sin embargo, tras leer a Jerome Bruner (Bruner, 2006), quizás pueda considerarse que cada persona está Graduada en Psicología Popular. Esta viene a ser un conjunto de argumentaciones que, en cada período histórico, intercambian los miembros de una sociedad, sobre cómo son y actúan las personas.

Niño enfadado
Un joven psicólogo

Bruner concretamente expone que la Psicología Popular:

“consiste en un juego de prescripciones, más o menos normativas y más o menos conexas, sobre cómo “funcionan” los seres humanos, cómo son nuestra propia mente y las mentes de los demás, cómo esperar que sea la acción situada, qué formas de vida son posibles, cómo se compromete uno a estas últimas, etc.” (Bruner, 2006, p. 53, 1er párrafo)

Según él, los presupuestos de esta Psicología Popular, aunque cambien, nunca son sustituidos por paradigmas científicos objetivos. Siguen imperando en las transacciones de la vida cotidiana y absorbiendo puntos de vista de personas como Darwin, Marx o Freud.

En lo cotidiano

Me parece que a veces esa absorción es una adaptación simplista de las concepciones de sus creadores. Lo de que “el hombre desciende del mono” ha difundido tanto a Darwin, como suscitado controversias tal cual expone “La Herencia del Viento” (Kramer, 1960).

En este mismo sentido, me resalta la psicopatologización (discúlpeseme el neologismo) en la vida cotidiana. La persona voluble es etiquetada como bipolar, si exagera como histérica, si es ordenada como obsesiva y si es desconfiada como paranoica.

Adolescentes
Usuarios de la Psicología Popular

En lo profesional

Me llaman aún más la atención las adaptaciones simplistas de las investigaciones realizadas en Psicología, difundidas por personas adscritas a una Psicología Sistemática. Este término incluiría tanto la Psicología Académica impartida en las universidades como la Psicología Aplicada divulgada en colegios profesionales y sociedades científicas.

Así, el estudio sobre comunicación de Mehrabian es difundido como que la regla “7-38-55″ indica que el significado se transmite fundamentalmente de manera no verbal. No suele mencionarse que esto se aplica casi exclusivamente a la comunicación sobre emociones y sentimientos (Meharabian, 2019). Suena a “generalización”, uno de los “errores cognitivos” propugnados por Aaron Beck.

Es de agradecer que la gente de Protección Civil y de la UME utilicen en su comunicación técnica bastante más de ese 7% verbal. Posiblemente permitió que en la gota fría del pasado mes de octubre en Levante, la transmisión por radio de localización geográfica rescatara a bastante gente.

A pesar de ello, se sigue divulgando el mito de la Regla de Meharabian, de que la mayor parte de la comunicación es no verbal. Y se hace en comunicaciones escritas, radiofónicas, televisivas o de tertulia de gentes de la Psicología Sistemática con amiguetes.

Concluyendo

Parece que quienes nos ocupamos de la Psicología Sistemática, podemos hacer aportaciones a la Psicología Popular desde la investigación académica y la aplicación cotidiana. Más allá de tópicos y estereotipos, de prejuicios y teorías pseudocientíficas, y más acá de una elección y selección de modelos científicos sesgada por modismos.

Quizás así, esa Psicología Popular, tras los procesos de Asimilación y Acomodación supuestos por Piaget, pueda tener un “corpus de conocimiento” mejor fundamentado que actualmente. Liberándose de convicciones como “en matemáticas las mujeres son inferiores a los hombres” o “los hombres no pueden atender a varias tareas a la vez”.

Invito a quienes imparten cursos y talleres, escriben en blogs o revistas, que consulten datos e investigaciones y las contrasten, antes de hacer afirmaciones categóricas. Y después de la información recopilada se cuestionen hacer afirmaciones como “Desde la Psicología se sabe”, o los “Psicólogos sabemos”.

Estas afirmaciones, sin estar fundamentadas, elevan a categoría de comunicación profesional lo que en ocasiones son opiniones personales fundamentadas en pareceres teñidos de tópicos.

“Todos somos psicólogos” abarca a una mayoría de psicólogos aficionados y a unos cuantos profesionales. Puede ser una buena tarea para los que estamos entre estos últimos, ir desmontando tópicos, en vez de colaborar a sostenerlos o incluso crearlos.

Referencias bibliográficas

Bruner, J. (2006). Actos de Significado. Madrid: Alianz Editorial, S.A.

Kramer, S. (Productor); Kramer. S (Director)(1960). La Herencia del Viento. EEUU:  United Artists

Meharabian, A. (2019) https://speakingaboutpresenting.com/presentation-myths/mehrabian-nonverbal-communication-research/ (visitada el 15/11/2019 a las 01.34 h)